Yo quiero proponerte un abrazo, uno fuerte, duradero, hasta que todo nos duela. Al final será mejor que duela el cuerpo por quererte, y no que me duela el alma por extrañarte.